sábado, 8 de enero de 2011

Cuando la alegría..., se convierte en lamento

Es un hecho en nuestras vidas, que en un momento determinado de la misma, una alegría pierda su sentido y pase a ser más, un lamento. Esto es una constante en todo lo que manifiesta movimiento en el deambular por la vida.


Nuestra nación no se libra tampoco de dicha constante, respecto de la política que se aceptó alegremente con una mayoría en las elecciones generales que se celebraron el 9 de Marzo de 2008, hubo entusiasmo generalizado, confiados de que la bonanza  era debido a los haceres de los repetidos ganadores de las mismas.


Aún con la recesión encima, no querían creerselo negando la situación como temporal, poco a poco tuvieron que ir asimilandolo hasta que tuvieron que reconocer que padecíamos dicho mal. Les costaba asumir la derrota por la falta de visión y de previsión, que les hizo estar confiados.


Ahora, después de haber pronosticado 5 años más para salir de este lodazal, tienen en juego y en jaque mate, la posibilidad de volver a ganar las próximas elecciones, por haber errado las soluciones dando palos de ciego, en lo que respecta a políticas acertadas y adecuadas para sacarnos a los españoles de semejante pozo.          
                
Uno de los dichos palos, ha sido modificar la composición de los miembros del gobierno, renovando carteras ministeriales, en la creencia de que el mismo así, quedaría más reforzado ante la credibilidad de la ciudadanía.

Desde el 21 de octubre del pasado año, ocupa la cartera de Sanidad. Política Social e Igualdad de España, la Sra. Leire Pajín.

En los días que nos corren, como si no tuviésemos bastante con la que nos está cayendo, con problemas sociales que nos ahogan literalmente, subida de impuestos para garantizar dicho ahogo, recortes sociales para pisotearnos encima y por si no es bastante, permitir descaradas subidas de las materias imprescindibles en nuestros hogares.
Nos han apretado y ajustado la horca al cuello, para colgarnos, bien colgaditos.

Por si todo éste panorama no fuese suficiente, tenemos a nuestra recién estrenada ministra provocando el descontento y posible rebelión de buena parte de la población adulta, con la prohibición de fumar en lugares públicos con afluencia de personal.

Ya se ha escrito sobre éste particular opiniones de todos los colores.

La ministra Leire, ha puesto el acicate sobre buena parte de votantes afectos a su partido, con la aprobación de los que nos dicen representar, ¿de verdad.... representan nuestras voluntades?.

Más les hubiera valido hacer una consulta referéndum a la nación, sobre el particular, o haber dejado las cosas como estaban, después de las inversiones obligadas de la hostelería en contentar a ambas opciones de los clientes, no habiendo sido esto motivo de discordia alguna.

Ahora, nos encontramos por este inciso, con una sociedad dividida, donde casi el 70 % de la población adulta consume tabaco.  Se sobre entiende que en lugares cerrados donde no es elegible la visita como sucede con una cafetería o restaurante, es lógica la restricción, la cual se cumplía con total respeto, pero había que ir más allá, para distraernos de los problemas que no saben resolver, pedazo de inútiles.

Cuando solo llevamos una semana, con la aplicación de la nueva ley, ya se conocen casos de rebeldía contra la dicha, unos pocos bares restaurantes están decididos a no obedecerla, ante la agresión que les supone económica, por la perdida de clientela, y arriesgándose a multas desorbitadas (hasta 600.000.-€), eso por si no recaudan bastante con los impuestos, además de incitar la barbarie de hacer de delatores a los no fumadores sobre los fumadores.

Hay que tener coj...raje, para despreciar y plantarle cara a una ley absurda y estúpida, la pena es que no se sumen en plan generalizado una gran mayoría de establecimientos afectados, para decirle a la ministra Pajín, que se ocupe de problemas realmente serios, como son los casos de drogadicción, negligencias médicas, residencias para 3ª edad y en lo que afecta a lo social, en lugar de alterar un tema que bien estaba.  Que deje de promover celos y odios entre la población, que ya tenemos de qué preocuparnos.

Es seguro, que el  P (ara)
                             S (olo)
                            O (rganizar)
                            E (estupideces)

Es lo que está haciendo, más, que resolver los verdaderos problemas que tenemos los españoles,
parece no importarles la reelección, no me imagino a los jodidos por éstas actuaciones barbaras, seguir votándoles, ya sería masoquismo puro y duro.

La pena completa, es la otra alternativa, P (uro) P (alo) que se está frotando las manos, porque sabe del descontento de la población y se ven al mando, si ésto sucede, saldríamos de guate-mala para meternos en guate-peor, solo hay que observar los fandangos que montan dentro de  su propia casa.  Deberíamos exigir todos, unánimes, que se anule la ley electoral que solo beneficia a éstos dos esperpentos que han demostrado su inutilidad absoluta para dirigir la nación.

Recomiendo a mis queridos lectores que usen la página web siguiente: https://actuable.es/  para intervenir apoyando, conforme a vuestros criterios.  Es hora de hacer cambiar las cosas entre todos, exigiendo que entren en juego más opciones políticas, votadas por una gran parte de la ciudadanía y perdiéndose en la basura, creo sinceramente, que hay otros caminos y opciones para el beneficio de los españoles y de la nación, valdría la pena probarlas, visto como está el patio.

Un placer

Juan Saura.


El dicho de un Sabio:


"Las convicciones políticas son como la virginidad: una vez perdidas, no vuelven a recobrarse".
Francisco Pi y Margall (1824-1901) Político español.

"¿Por qué se ha de temer a los cambios? Toda la vida es un cambio. ¿Por qué hemos de temerle?"
George Herbert (1593-1633) Poeta religioso inglés.

"Aquellas personas que no están dispuestas a pequeñas reformas, no estarán nunca en las filas de los hombres que apuestan a cambios trascendentales".
Mahatma Gandhi (1869-1948) Político y pensador indio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios de libre expresión ¡siempre serán bienvenidos y agradecidos!, si no contienen insultos ni descalificaciones personales hacia nadie que pueda discrepar con tu modo de pensar. Por lo que antes de escribir... PIENSA en las intenciones que te impulsan a participar.