lunes, 10 de enero de 2011

Intenciones de Paz


Hoy se anunciaba la voluntad de éste grupo, de abandonar la lucha armada para optar por la democracia en el dialogo  para el beneficio del pueblo vasco.

No deja de ser lo mejor que pudieran decir, el abandono de la violencia, o mejor, tratar de imponer sus ideologías a punta de pistola. Es sin duda una buena noticia, esperada hace tiempo, sin entender por parte de la sociedad democrática, que se deba defender las ideas a balazos cobardes, es decir, a traición de las victimas, sin que las mismas, hayan sido sus oponentes directos y armados hasta los dientes como ellos.

En mi experiencia de viajante, visitando el País Vasco de punta a punta, la inmensa gran mayoría de ciudadanos, hablando del tema, manifestaban más desprecio que otra cosa por las fechorías de ésta panda de criminales, sin entender las actuaciones para sus reivindicaciones y estando en contra total de una lacra ubicada en provincias tan peculiares por la belleza de sus tierras y la amabilidad extrema de sus gentes.

Es lo mejor que pueden hacer, dejar de matar y destruir familias al azar, hazañas de las que se pueden sentir orgullosos ante el desprecio de toda la sociedad española incluidos los vascos, han sido valientes matando por la espalda, singular proeza....

Han recibido el desprecio de la democracia, porque no habían querido enterarse que la dictadura que los propició, hace años que dejó de existir.  Han sentido el peso de un estado de derecho que los ha ido cazando sin descanso, y desbaratandoles sus planes para suerte de victimas cualquiera no muertas, ¡qué bien y estupenda la noticia de que han decidido dejar de matar!.

¿Quién les creerá...?, cuando otras veces sus anunciados de alto el fuego, solo ha sido con la intención de recomponer su cuadrilla de asesinos y rearmarse, y que cuando han creído oportuno nos han sorprendido con sus "democráticos bombazos", cazando victimas inocentes, y ¿queréis que se os escuche? malnacidos.....

¡Perdonadnos!, desgraciados cobardes, que no echemos campanas al vuelo, al oír vuestra noticia por agradable que aparente ser, por lo que pueda suponer dejar de contar muertos, ¡perdonadnos! que no nos fiemos de vosotros, como quien no le da la espalda a una fiera asesina, por tan estupenda decisión, y que es lo más que podamos desear, olvidarnos de la pesadilla que nos resultáis ser.

Hace tiempo, mucho, que sabéis de nuestro rechazo a vuestros métodos ¿acaso estais sordos?, porque os lo ha gritado toda la sociedad española; se os ha estado diciendo cual era el camino para exponer ideas ¿acaso padecéis sordera?, ahora cuando la democracia os ha estrechado el cerco es cuando hacéis pública tan sublime decisión.... perdonadnos que seamos reticentes ante pandilla tan irracional de asesinos.
                                                                                                                                                                 
 Disculpadnos a la entera sociedad, si no nos fiamos de lo que podáis decir, nosotros siempre pagamos con sangre vuestras mentiras, os habéis ganado el nombre que os merecéis, gracias a vuestra cobardía, ratas asesinas.

Cobardía que tapáis con pasamontañas y actos que urdís en clandestinidad y ¿pretendéis libertad? ¿de qué y de quién...? ¿para ofrecer qué...?.

No sabemos cuando será el tiempo de que cueste recordaros, pero que acabaremos con vuestra presencia indeseable en nuestra sociedad.... estad seguros de ello.

Nos hace bien saber vuestras intenciones de no matar más, no podemos evitar sentir un suspiro de alivio, pero no nos engañáis para que dejemos de hacer lo que de verdad queremos toda la sociedad española, y es que desaparezcáis en toda la plenitud de la palabra ¿quién se sentirá confiando con asesinos en pretendidos diálogos...? ¿cómo saber que no cogeréis la pistola cuando se negocie lo que no os guste?, ¡tenéis que desaparecer de nuestras vidas!, para que no se tiña más de rojo la democracia.

Solo el tiempo hará ver la verdad de vuestras intenciones de Paz.

Un placer.

Juan Saura.


El dicho de un Sabio:


"La justicia se defiende con la razón y no con las armas. No se pierde nada con la paz y puede perderse todo con la guerra".
Juan XXIII (1881-1963) Papa de la iglesia católica.
 

"No existe la guerra inevitable. Si llega, es por fallo del hombre".
Andrew Bonar Law (1858-1923) Político inglés.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios de libre expresión ¡siempre serán bienvenidos y agradecidos!, si no contienen insultos ni descalificaciones personales hacia nadie que pueda discrepar con tu modo de pensar. Por lo que antes de escribir... PIENSA en las intenciones que te impulsan a participar.